12 de abril de 2024
El Yunque

El Yunque: preguntas más frecuentes

Nuestro equipo de investigación ha realizado una ingente labor de recopilación, organización y síntesis para compartir con todos ustedes la verdad sobre la famosa Organización del Bien Común, conocida como Yunque.

Hemos consultado cientos de documentos, realizado decenas de entrevistas y dedicado innumerables horas a la organización y contraste de fuentes y documentos..

Este es el resultado de nuestro trabajo.

¿Qué es la Organización del Bien Común?

La Organización del Bien Común (OBC) es una asociación civil registrada en España que también existe en otros países.

Su origen se encuentra en la Organización del Yunque, una agrupación civil fundada en México en 1953 por laicos católicos para promover la animación cristiana del orden temporal.

Se pueden consultar más detalles de la fundación de la Organización del Yunque en estos enlaces:

Referencias sobre el Yunque.

Historia de la Universidad Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

¿Qué significa el término ‘Yunque’?

La Organización del Bien Común se denominó anteriormente “del Yunque”.

Actualmente, el término «Yunque» define su estilo, caracterizado por la firmeza y el vigor. Su origen está en una frase de san Ignacio de Antioquía (años 40-107) tomada de la carta que dirigió al obispo Policarpo, exhortándolo a “mantenerse firme como el yunque al ser golpeado (…) por amor a Dios hemos de soportar todas las cosas’, pues Él ‘sufrió en todas formas por amor a nosotros”.

Los detractores de esta organización usan frecuentemente el término ‘yunke’ escrito con “k”. Se intuye que con el ánimo de hacerla pasar por algo más antisistema o transgresor. Pero se trata de una grafía nunca usada por sus miembros. 

La publicación ‘Autonomía Universitaria. Génesis de la UPAEP’, escrita por Armando Louvier Calderón, Manuel Antonio Díaz Cid y José Antonio Arrubarrena Aragón y editada por la propia UPAEP (Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, México), revela algunos detalles acerca de quiénes inspiraron la idea del Yunque. Y para ello se remontan al año 1941, año en el que el obispo de Münster (Alemania), el beato Clemens August Graf von Galen, (conocido como ‘el León de Múnster’ por su beligerancia frente al nazismo) pronunció una de sus famosas homilías.

Estas fueron las palabras textuales de von Galen: “Solo existe un medio eficaz de lucha contra el enemigo interior: la resistencia tenaz. Hay que ser duros y permanecer firmes. En este momento no hemos de ser martillo sino yunque, y la característica primordial del yunque es la resistencia. Si es duro y tenaz, el yunque dura más que el martillo. Por recio que golpee éste, el yunque se mantiene íntegro, dispuesto siempre a admitir nuevo material para ser forjado”.

Por otra parte, el término “yunque” está presente en la tradición cristiana y en la espiritualidad católica, como se puede comprobar en esta serie de artículos sobre el estilo de la que fue conocida como Organización del Yunque:

El estilo del Yunque I

El estilo del Yunque II

El estilo del Yunque III

El estilo del Yunque IV

El estilo del Yunque V

El estilo del Yunque VI

El Yunque

¿Cuáles son los fines de la Organización del Bien Común?

La misión de la OBC es promover la construcción del Bien Común en los países en los que existe.

Para ello invita, integra, forma y organiza a personas para que asuman su responsabilidad social y política en congruencia con la concepción católica de la persona, la sociedad y la política y se comprometan a impulsar, en forma coordinada, el mayor bien posible en el orden temporal.

La OBC concibe la política con visión integral que incluye desde la filosofía y la ética políticas hasta la acción cívica y la política práctica en búsqueda del Bien Común.

En la práctica, ¿qué hacen los miembros de la Organización del Bien Común?

  • Formarse en el pensamiento y las teorías y prácticas políticas y sociales, en especial la Doctrina Social de la Iglesia.
  • Fomentar iniciativas, publicaciones y actuaciones para promover el Bien Común y la participación ciudadana y política.
  • Crear o participar en asociaciones y entidades cívicas o partidos políticos con lealtad y responsabilidad hacia estas organizaciones, sus órganos de gobierno, normativa interna, estrategia y planes.

¿Quién fundó la OBC?

Los fundadores del Yunque (la Organización antecesora de la Organización del Bien Común) fueron 12 jóvenes católicos mexicanos quienes, ante el empuje en su ambiente de las fuerzas llamadas “revolucionarias” (agresivamente laicistas, anticatólicas, comunistas, violentas), decidieron organizarse para abrir espacios de libertad y esperanza desde una visión trascendente. 

Para la fundación del Yunque fue decisivo el apoyo de algunos sacerdotes jesuitas. 

El ingeniero mexicano Ramón Plata Moreno es considerado el principal fundador del Yunque.

Algunos enlaces sobre el origen del Yunque:

Yunque: resistencia al comunismo.

Pío XII, inspirador del Yunque.

Los jóvenes del Yunque ganan batallas.

El respaldo de los obispos al Yunque.

Cuando los jesuitas invitaban a los jóvenes al Yunque.

¿Quién fue Ramón Plata Moreno?

Ramón Plata Moreno fue un joven mexicano que tuvo una inclinación religiosa desde muy joven y que incluso llegó a entrar en el Aspirantado de los Hermanos de Lasalle. 

Siendo estudiante de ingeniería en la Universidad de Puebla (México), tomó conciencia de la ofensiva anticatólica, comunista y revolucionaria que se estaba llevando a cabo en el recinto universitario y en el resto del país.

Ramón fue asesinado en su ciudad natal, Puebla de Los Ángeles, la Nochebuena del año 1979, en el segundo de los atentados que perpetraron contra él. Estaba casado y tenía cinco hijos. La identidad de sus asesinos sigue sin ser resuelta. 

Ramón Plata, junto a otros estudiantes, empezó a organizar jóvenes y acabó fundando la Organización del Yunque (hoy Organización del Bien Común).

Ramón destacó por su profunda espiritualidad católica, amor a la Iglesia y fidelidad al Papa, por su firme resistencia al laicismo y al comunismo y por su capacidad para organizar y movilizar a otros, especialmente jóvenes.

¿Qué relación tiene la Organización del Bien Común de España con México y otros países?

La Organización del Bien Común de España tiene interlocución frecuente con las organizaciones existentes en otros países porque comparten objetivos, estilo, experiencias, metodología y planes de formación.

Es habitual que los miembros de la Organización en España se reúnan con los de otros países para intercambiar experiencias y buenas prácticas, convivir y para poner en marcha iniciativas cívicas y políticas así como planes de formación.

¿La Organización del Bien Común es una organización de la Iglesia católica?

No. La Organización del Bien Común es una entidad civil.

En primer lugar, el magisterio de la Iglesia católica recomienda que la actuación pública de los laicos católicos sea independiente y autónoma de la jerarquía.

En segundo lugar, ninguna organización, movimiento o asociación que actúe en política puede identificar su actuación con la misión de la Iglesia católica.

En tercer lugar, la responsabilidad y autonomía de los laicos implica que actúen en la vida civil y política de acuerdo con sus propias decisiones sin ampararse ni implicar al conjunto de la Iglesia ni a sus autoridades.

Sobre la actuación organizada de los católicos en la vida pública, resulta muy clarificadora la Instrucción pastoral de la Conferencia Episcopal Española Los católicos en la vida pública (1986). 

Se dice que el Yunque es una organización secreta. ¿Qué hay de verdad en eso?

La Organización del Yunque nació en México en la década de 1950 en un contexto de Guerra Fría y violenta ofensiva del comunismo, la masonería y el laicismo contra los católicos y la libertad religiosa.

En México, además, la Constitución y los gobiernos han sido radicalmente anti católicos desde 1917, dando lugar a períodos de persecución como el que provocó el levantamiento cristero.

Como en otros países en los que se ha perseguido violentamente a los católicos, en México han existido varias agrupaciones clandestinas formadas por católicos. Un ejemplo es la Agrupación de Católicos Mexicanos, la “U”, fundada en 1915 por un sacerdote en Morelia, en el estado mexicano de Michoacán. 

La ya mencionada publicación ‘Autonomía Universitaria. Génesis de la UPAEP’, explica que, tras la Segunda Guerra Mundial, el papa Pío XII retomó el proyecto Inter Marium que había puesto en marcha su antecesor, Pío XI, para organizar la resistencia de católicos contra la persecución durante el nazismo.

Pío XII recuperó el citado proyecto incluyendo a Hispanoamérica y en un contexto internacional de Guerra Fría. El proyecto pontificio consistía en la creación de “organizaciones reservadas” destinadas a formar líderes católicos capaces de defender su fe y dar la batalla doctrinaria en las universidades, consideradas como el punto neurálgico y el espacio vital para la promoción y defensa de la cultura cristiana. La formación de estas organizaciones fue encargada a los jesuitas y puestas bajo la advocación de Cristo Rey”.

En este contexto, con el apoyo de sacerdotes jesuítas y el conocimiento del obispo de Puebla, surgió en México la Organización del Yunque, que era inicialmente de carácter reservado.

En sus orígenes, además, la reserva también era imprescindible en determinados ambientes por seguridad física y protección de las personas y sus familias. No en vano, algunos de sus miembros, incluido el propio Ramón, fueron asesinados.

Otro dato que demuestra que la Organización no ha sido nunca secreta es que, desde su fundación, se presentó a numerosas personas ajenas a ella, entre ellos a eclesiásticos pero también a familiares, personas afines, miembros de otras asociaciones, periodistas y dirigentes de partidos políticos.

Como se ha mencionado anteriormente, la Universidad Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) ha publicado su historia (descargar aquí), en la que explica la fundación del Yunque y cómo esta organización fue decisiva para fundar la universidad.  

En España, la denominación, los estatutos y los responsables de la Organización del Bien Común (OBC) constan en el registro de asociaciones del Ministerio del Interior.

En los últimos años, representantes de la Organización del Bien Común en España han llevado una política de encuentro e interlocución con personalidades o instituciones de diferentes ámbitos. 

Además, familiares y amigos de miembros de la OBC o personas que trabajan en diferentes asociaciones y grupos la conocen y participan en algunas de sus actividades.

Los miembros de la Organización, por humildad y efectividad, trabajan sin ostentación, de forma discreta. 

Dos son los motivos que sustentan este principio: efectividad y humildad. La discreción referida a la efectividad es equivalente a la confidencialidad que se exige en cualquier empresa a sus empleados. La discreción como humildad se entiende como la mejor vía para no caer en la tentación de presumir de los éxitos temporales que se puedan obtener. 

La discreción es una virtud. Aplicarla en la vida privada y pública es una práctica generalizada, legal y legítima. 

Las empresas, organizaciones, medios de comunicación y partidos políticos e incluso las instituciones religiosas, incluyendo la propia Iglesia católica, no hacen públicas sus estrategias, planes, red de contactos, accionistas, miembros o asociados o agendas internas.

El propio Catecismo de la Iglesia Católica (número 2488), afirma que el “derecho a la comunicación de la verdad” no es incondicional. […] La caridad y el respeto de la verdad deben dictar la respuesta a toda ‘petición de información o de comunicación’. El bien y la seguridad del prójimo, el respeto de la vida privada, el bien común, son razones suficientes para callar lo que no debe ser conocido, o para usar un lenguaje discreto. El deber de evitar el escándalo obliga con frecuencia a una estricta discreción. […]. Nadie está obligado a revelar una verdad a quién no tiene derecho a conocerla”.

Las leyes, además, defienden el derecho a la intimidad y a la privacidad de las personas  y garantiza la protección de sus datos frente a terceros.

Más información en estos enlaces:

Los lectores preguntan: El Yunque y el secreto.

El Yunque rompe su silencio: ni organización secreta ni desobediente a la Iglesia.

También se dice que es una organización paramilitar. ¿Es verdad?

La Organización del Bien Común no es militar ni paramilitar.

Esta acusación responde a una deficiencia en la información o al interés de algunos grupos, personas y comunicadores que, por diferentes razones pretenden dañar al Yunque y difundir una imagen radical de la Organización.

Conviene aclarar que, en el año 2014, el Juzgado de Primera Instancia número 45 de Madrid desestimó la demanda de un ciudadano, Pedro Leblic Amorós, contra varios ciudadanos y asociaciones, incluida la asociación Organización del Bien Común, acusándolos de pertenecer o colaboración con una asociación “secreta y paramilitar”. 

Esta sentencia fue confirmada en un nuevo pronunciamiento judicial de la Audiencia Provincial de Madrid. Por cierto, el demandante, Leblic Amorós (quien se había exhibido ampliamente en televisiones y otros medios de comunicación como “víctima del Yunque”), fue condenado en costas.

Lo que sí es cierto que, en los primeros tiempos de la Organización en México sus miembros practicaban técnicas de legítima defensa y precaución porque, como ya se ha dicho anteriormente, los miembros del Yunque (y sus familias) recibieron ataques violentos con armas de fuego que, en ocasiones, resultaron mortales. 

Hay que subrayar que, cuando miembros de la Organización tuvieron la tentación de responder tras el primer atentado contra la vida de Ramón Plata Moreno, éste les prohibió terminantemente cualquier acto de venganza y les conminó a orar por los autores. Esta directriz se siguió a rajatabla tras el asesinato de Plata. 

La acusación de “paramilitar” relativa a la Organización del Bien Común o del Yunque no responde a la realidad. 

Como muchos otros grupos, asociaciones y movimientos civiles y eclesiásticos, los miembros de la Organización del Bien Común practican, especialmente en su etapa juvenil, actividades destinadas a la forja del carácter y la voluntad durante excursiones a la montaña o salidas al campo. 

Estas actividades son equivalentes a los juegos de paintball, técnicas de supervivencia y senderismo así como ejercicios físicos habituales en deportes como el fútbol, el rugby o la escalada. 

Por otra parte, es posible que algunas personas con información incompleta (o respondiendo a intereses de diferente naturaleza) hayan atribuido a la Organización del Yunque un carácter “paramilitar” porque sus miembros, en momentos concretos, adoptan una postura formal similar a la de “firmes». 

Esta postura es habitual en ceremonias civiles de todos los países, por ejemplo mientras se escucha el Himno Nacional o se rinde homenaje a la bandera.

En la Organización del Bien Común, la postura formal expresa firmeza y solemnidad.  Lejos de ser una expresión o posición paramilitar y responde a una forma de expresar la espiritualidad resumida en la frase de Ignacio de Antioquía: “Permaneced firmes como yunques al ser golpeados”.

En conclusión, lejos de prepararse en tácticas militares o paramilitares para actuar con violencia, los miembros de la OBC forjan el carácter para resistir los ataques físicos -prácticamente anecdóticos, pero no imposibles- sin oponer más fuerza que la imprescindible para resolver la situación.

Esta preparación espiritual y moral de los miembros de la Organización del Bien Común les ayuda a resistir los injustos ataques que reciben en forma de insidias, calumnias, difamaciones y desprecios.

Frente a los golpes de martillo físicos, morales, profesionales, familiares  o sociales, no se responde con otro martillo sino, precisamente, como yunques, con silencio y oración.

¿La Organización del Bien Común es una secta? 

La Organización del Bien Común no es una secta.

Es una asociación civil registrada en España. Sus miembros deciden formar parte de ella o abandonarla libremente. Conocen de su existencia y en ocasiones participan de sus actividades personas ajenas a la Organización, incluidos familiares de los miembros.

Además, la Organización promueve el desarrollo integral de sus miembros, la iniciativa, la libertad, la responsabilidad y la convivencia entre ellos y sus familias (formen o no parte de la Organización) y la participación activa y real en la sociedad, en iniciativas cívicas, partidos y otras asociaciones para promover el Bien Común.

Los detractores de la Organización utilizan en los medios y redes sociales el término “secta” para desacreditarla y amedrentar a sus miembros y sus familias.

La Organización del Bien Común ha sufrido (y sufre) una intensa campaña para dañarla. En estos artículos se puede ampliar la información sobre el tema:

El Yunque, perseguido en España.

El Yunque, mito y realidad.

¿Es verdad que la Iglesia ha condenado al Yunque?

No existe ninguna condena canónica de la Iglesia católica ni de ningún obispo o eclesiástico respecto a la Organización del Yunque o del Bien Común.

En los países y ciudades en los que existe la Organización se da a conocer a los respectivos obispos por deferencia, dado que se trata, como se ha explicado, de una asociación civil.

Cuando se fundó en México en 1953, la Organización del Yunque contó con el respaldo del arzobispo de Puebla Octaviano Márquez y Toriz. 

Incluso un obispo, el cardenal Antonio Cañizares, realizó unas declaraciones al diario El País (20/11/2011) afirmando que los miembros del Yunque o del Bien Común “eran gente de fiar”.

Una vez más, la afirmación de que el Yunque ha sido condenado por la iglesia responde a la deformación o manipulación de los hechos. En concreto, se refieren a los comunicados del año 2015 publicados y difundidos por el obispado de Getafe y el arzobispado de Toledo, ambos en España. 

En estos comunicados se afirmaba que “había miembros del Yunque en la asociación HazeOir.org” y manifestaban que no prestarían apoyo a las iniciativas de esta asociación “que no tenía sentido de pertenencia eclesial”. Además, solicitaban a la mencionada asociación “que se abstuviera de promover o dar a conocer sus iniciativas en las instituciones diocesanas (parroquias, delegaciones diocesanas). 

Como se ha explicado repetidamente, la Organización del Bien Común es una asociación civil y no depende canónicamente de la Iglesia por lo que no tiene -ni debe tener- pertenencia eclesial alguna. Sus miembros, como católicos, dependen de sus respectivos obispos en lo que se refiere a la vida de fe y al magisterio.

¿El Yunque tiene «organizaciones pantalla»?

Los miembros del Yunque generalmente participan en asociaciones y movimientos cívicos o en partidos políticos.

Además, el liderazgo y capacidad organizativa de algunos de los miembros de la Organización del Bien Común ha llevado a que sean promovidos como directores o presidentes de organizaciones e instituciones en las que participaban.

En otras ocasiones, miembros de esta organización han tomado la iniciativa de fundar grupos o asociaciones en defensa de la dignidad de la persona y del derecho a la vida, la libertad de educación, religiosa y de culto, la unidad de España… Estas entidades son independientes de la Organización del Bien Común, tienen sus propios estatutos, objetivos, planes, junta directiva, miembros…

En ocasiones, los miembros de la OBC colaboran libremente con sus parroquias y con otras realidades eclesiales. 

Las asociaciones, movimientos o partidos en las que participan alguno o alguno de ellos tienen sus propios órganos de gobierno, miembros, estrategia y proyectos. No tienen, por tanto, dependencia alguna del Yunque.

Igualmente, cuando un miembro del Yunque ejerce una responsabilidad pública o privada, civil o eclesiástica, lo hace con lealtad a su cargo y a la entidad o institución en la que trabaja o colabora.

Para más información, puede consultarse este artículo:

Dos mentiras en una: HazteOir.org es el Yunque y está vetado por la Iglesia.

¿Hay sentencias judiciales que condenen al Yunque o a sus miembros por el hecho de serlo?

No hay ninguna sentencia que condene a Yunque ni a la OBC ni a sus miembros por el hecho de pertenecer a esta Organización, ni a la organización misma en cuanto asociación que se ajusta a los requisitos legales.

Por el contrario, como se ha indicado más arriba, dos sentencias judiciales del año 2014 (la primera del Juzgado de Primera Instancia número 45 de Madrid y la segunda de la Audiencia Provincial de Madrid) desestimaron la demanda de un ciudadano, Pedro Leblic Amorós, contra varios ciudadanos y asociaciones, incluida la asociación Organización del Bien Común, acusándolos de pertenecer o colaboración con una asociación “secreta y paramilitar”. 

¿Es verdad que para ingresar en el Yunque hay que hacer un juramento?

Las personas que libre y voluntariamente deciden integrarse en la Organización del Bien Común son recibidas en un acto solemne de bienvenida y celebración que incluye un juramento. 

Son muchas las instituciones civiles en las que se promete o jura el cargo. Por ejemplo, para incorporarse a colegios profesionales.

Así, el Consejo General de la Abogacía, en su Estatuto General, establece que “el juramento o promesa será prestado ante la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados al que el Abogado se incorpore como ejerciente por primera vez, en la forma que la propia Junta establezca”.

La promesa (o juramento para los que quieran hacerlo, generalmente creyentes) también está prevista para funcionarios públicos y para cargos públicos tanto electos (diputados, senadores, parlamentarios…) como nombrados (ministros, altos cargos de la Administración).

Los miembros de la Organización del Bien Común tienen plena conciencia de que jurar es poner a Dios por testigo y sólo tiene sentido hacerlo cuando uno cree en Dios. No se puede jurar en falso ni invocar a Dios para cuestiones menores. Formular un juramento es importante.

El juramento, por tanto, no es someterse a la voluntad de una persona, institución u organización sino adquirir un compromiso ante Dios mismo. Esto es válido para cualquier católico que realice un juramento, incluyendo los miembros de la OBC.

El compromiso que se adquiere, como católicos, es con la construcción del bien común, que implica la defensa de la libertad y la dignidad de la persona humana y la justicia. Ese compromiso sigue vigente aunque la persona decida no seguir siendo miembro de la Organización porque la libertad, la dignidad de la persona humana y la justicia, se pueden defender -y de hecho se defienden- de muchas formas y desde diferentes ámbitos.

Lógicamente, la adhesión a una organización o institución requiere lealtad hacia la misma siempre y cuando las directrices que sus miembros reciban no contradigan la propia conciencia rectamente formada.

Se puede ampliar información pinchando en este enlace:

Preguntas sobre el Yunque. El juramento.

¿El Yunque está “infiltrado” en Vox?

Desde que Vox se convirtió en un partido relevante con representación parlamentaria y presencia en gobiernos autonómicos, algunos medios e incluso algún libro han difundido que el Yunque “está infiltrado en Vox” o que varios de los dirigentes de este partido pertenecen a la Organización del Bien Común.

Lo primero que hay que aclarar es que los miembros del Bien Común tienen el derecho, como cualquier otro ciudadano, de militar en un partido político y pertenecer también a una asociación o a varias.

Es de sentido común que los que quieren participar en la vida pública encuentran en los partidos políticos y las asociaciones cívicas un lugar privilegiado para trabajar activa y eficazmente por el bien común.

Lo que sí exige la Organización del Yunque a sus miembros es que trabajen con lealtad en esa asociación o partido político y se sometan a la normativa interna y a la autoridad que les corresponda.

No existe dependencia alguna de partidos políticos, ni de Vox ni de ningún otro, respecto a la Organización del Bien Común, ni viceversa.

El Yunque

El País pone

El Yunque

¿Dónde hay que

El Yunque

El País promociona

X