22 de abril de 2024
El Yunque

Yunque, mito y realidad

Inesperadamente, el jueves 11 de mayo el célebre ‘Yunque’, una organización de origen mexicano supuestamente secreta, ha hecho su primera aparición pública en medios de comunicación para desmentir públicamente dos mitos sobre ella. El primero, que no es una organización secreta sino reservada. El segundo, que ni es desobediente a la jerarquía eclesiástica (muchos de sus miembros conocen el Yunque) pero mantiene autonomía respecto a ésta. Por cierto, que el artículo afirma que numerosos eclesiásticos, obispos incluidos, la conocían.

La entrevista realizada a José Castellanos, uno de sus dirigentes, la ha publicado el portal católico Aciprensa y se puede leer aquí. Básicamente, Castellanos cuenta el contexto histórico en el que nace el Yunque, hoy llamada Organización del Bien Común, y explica el significado del término ‘Yunque’, tomado de la carta que San Ignacio de Antioquía envía a su discípulo san Policarpo, a quien exhortó a “mantenerse firme como el yunque al ser golpeado”.

El artículo explica también que los grupos reservados formados por católicos son una constante en el siglo XX. En México, a la ‘U’ perteneció el hoy beato Anacleto González Flores. Castellanos cita otros grupos reservados, como el puesto en marcha en Chile por San Alberto Hurtado, y en Polonia, el grupo al que pertenecía Juan Pablo II.

Y ahora, las preguntas. ¿Por qué los medios no se han hecho eco de las primeras declaraciones de un portavoz del Yunque? Si una televisión como La Sexta, con enorme incidencia política, dedicó un reportaje (con mediocres resultados de audiencia) a este tema y hasta El País se ha hecho eco de la existencia de esta organización, ¿qué ocurre para que ahora lo silencien? ¿Dónde están los digitales que tantas veces han hecho referencia a esta organización? Solo Infovaticana, un polémico portal de noticias religiosas, se ha hecho eco de la salida a la palestra pública del Yunque. También lo ha hecho su más famoso bloguero, La Cigüeña de la Torre.

Me pregunto si la realidad no ha estropeado a algunos un buen titular. O, dicho de otra manera, si el mito era más potente que la sencilla explicación de las cosas. Bienvenidos todos al fin de la cacería. Resulta que: 1) El Yunque, que ya no se llama así, existe. 2) No parece muy peligroso ya que obispos y cardenales lo conocen. 3) Sus miembros buscan la santificación a través de la vocación en la vida pública. 4) No tiene entidades pantalla. Sus miembros trabajan en asociaciones fundadas por ellos o no, pero respetando en todo caso la identidad y funcionamiento de las instituciones.

El Yunque

El País pone

El Yunque

¿Dónde hay que

El Yunque

El Yunque es

X