23 de abril de 2024
La mirada del espectador

¿Pedro Sánchez tiene un plan?

(Laura Ginés ). El jueves 16 de noviembre de 2023, el secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, logró los apoyos parlamentarios suficientes para ser reelegido como presidente del Gobierno.

Además de contar con la nueva plataforma neocomunista SUMAR, encabezada por la vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, como socio en el Ejecutivo de coalición, Sánchez ha logrado los votos de todas las fuerzas políticas que, de una u otra manera, están contra la forma de Estado que configura a España desde el año 1978. 

La nómina de acompañantes de Pedro Sánchez incluye a EH Bildu, formación heredera de la banda terrorista ETA, y a las principales formaciones impulsoras del golpe de Estado secesionista perpetrado en 2017: Esquerra Republicana de Cataluña y Junts per Cataluña, cuyo líder, Carles Puigdemont, es un prófugo de la Justicia española.

En estas líneas resumimos la situación política y social de España a principios de este año y propone algunas acciones para afrontarla desde la sociedad civil.

La Ley de Amnistía

Entre otras medidas, los pactos postelectorales incluyen una Ley de Amnistía para los golpistas de 2017 ya juzgados y condenados. La proposición legislativa, registrada por el PSOE en el Congreso de los Diputados, ha sido tomada en consideración el 12 de diciembre del año 2023. 

De aprobarse el texto, no solo implicaría que los condenados y los implicados con causas pendientes quedarán exonerados. Si sale adelante, esta norma establecerá que los delitos de malversación de caudales públicos y la usurpación de funciones, siempre que tengan una relación directa con el proceso independentista de Cataluña, sencillamente no han existido.

La futura Ley de Amnistía beneficiará, por supuesto, a los principales dirigientes separatistas de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Oriol Junqueras, y Junts per Catalunya (JxCat), Carles Puigdemont. Pero también beneficiará a directores de centros públicos de enseñanza o alcaldes, concejales y funcionarios públicos que cedieron los espacios para la farsa del referéndum ilegal “de independencia” del 1 de octubre de 2017. Estos delitos, según la norma presentada por el PSOE, nunca sucedieron.

La Ley de Amnistía en España anulará, por tanto, la «responsabilidad penal, administrativa y contable» de todos aquellas personas vinculadas con la preparación, ejecución y consecuencias del proceso soberanista en Cataluña durante una década, entre el 1 de enero de 2012 y el 13 de noviembre de 2023″.

La urgencia política para aprobar la Ley de Amnistía es evidente. Es llamativo que el Congreso de los Diputados, que generalmente no tiene actividad parlamentaria durante el mes de enero, haya habilitado estas primeras semanas del año 2024 para tramitar esta proposición de ley.

Expertos juristas han puesto de manifiesto las graves y negativas consecuencias para la “seguridad jurídica, el principio de igualdad y alentaría el sentimiento de impunidad” de una Ley de Amnistía. Entre otros efectos, se trasladaría a los ciudadanos la idea de que “lo ilegal sale gratis.”

Continuaremos….

X