23 de abril de 2024
El Yunque

Preguntas sobre el Yunque: el juramento

Carmen Coimbra. Un lector de La Opinión Libre nos pide un artículo sobre “el juramento de los miembros del Yunque” y su validez.

Por distintas circunstancias hemos demorado este post. Contestamos por fin a nuestro seguidor y le pedimos disculpas por la demora.

Lo primero que hay que recordar es que jurar es poner a Dios por testigo y sólo tiene sentido hacerlo cuando uno cree en Dios. El Código de Derecho Canónico establece las condiciones y requisitos del juramento para un católico. 

No se puede jurar en falso ni invocar a Dios para cuestiones menores. Formular un juramento es importante.

El juramento, por tanto, no es someterse a la voluntad de una persona, institución u organización sino adquirir un compromiso ante Dios mismo. Esto es válido para cualquier católico que realice un juramento, incluyendo los miembros del Yunque. No se trata de prestar una especie de vasallaje con la organización o con sus responsables. 

El compromiso del miembro del Yunque, como católico, es con la construcción del bien común, que implica la defensa de la libertad y la dignidad de la persona humana y la justicia. Ese compromiso sigue vigente aunque la persona decida no seguir siendo miembro de esa organización porque la libertad, la dignidad de la persona humana y la justicia, se pueden defender -y de hecho se defienden- de muchas formas y desde diferentes ámbitos.

El juramento, en general, es válido si la persona lo hace libre y conscientemente, sin coacción alguna y su fin es bueno y corresponde a una cuestión relevante. Por supuesto, uno no puede comprometerse, si pone a Dios por testigo, a actuar contra los mandamientos y la doctrina católica. 

Lógicamente, la adhesión a una organización o institución requiere lealtad hacia la misma siempre y cuando las directrices que sus miembros reciban no contradigan la propia conciencia rectamente formada.

Si se diera el caso de que un miembro de cualquier organización -incluyendo por supuesto el Yunque- recibiera en la misma una indicación o instrucción para actuar contra su conciencia (rectamente formada) tiene el derecho y el deber de no seguirla.

Por otra parte, son muchas las instituciones civiles en las que se promete o jura el cargo. Por ejemplo, para incorporarse a colegios profesionales.

Así, el Consejo General de la Abogacía, en su Estatuto General, establece que “el juramento o promesa será prestado ante la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados al que el Abogado se incorpore como ejerciente por primera vez, en la forma que la propia Junta establezca”.

La promesa (o juramento para los que quieran hacerlo, generalmente creyentes) también está prevista para funcionarios públicos y para cargos públicos tanto electos (diputados, senadores, parlamentarios…) como nombrados (ministros, altos cargos de la Administración).

Esperamos haber respondido a nuestro amable lector en lo que al juramento en el Yunque se refiere. En próximas entradas iremos respondiendo a otras inquietudes de este seguidor y a las de otros que nos están escribiendo.

Gracias de antemano a todos.

PD: Recuerden que en esta sección tienen 31 entradas sobre el Yunque.

El Yunque

El País pone

El Yunque

¿Dónde hay que

El Yunque

El Yunque es

El Yunque

El historiador Fernando

X