23 de abril de 2024
La mirada del espectador

PP socialdemócrata = Radicalización PSOE = Colapso de los dos

Domingo Moncayo. Hace unos años Mariano Rajoy Brey, poco dado a polémicas y frases contundentes, se permitió dar una directriz clara de su propuesta política: el PP no es conservador ni liberal, “si alguien se quiere ir al partido liberal o al conservador, que se vaya”.

Fue en Elche, en abril de 2008, cuando se presentaba a la reelección como Presidente del Partido Popular y algunos proponían alternativas basadas en Esperanza Aguirre con el apoyo de Mayor Oreja. Ya sabemos cómo han acabado estos dos personajes.

Pues bien, consecuencia lógica de la apuesta marianil de abandonar cualquier política liberal (bajada de impuestos, disminución del Estado en la vida económica y social) o conservadora (defensa de la familia, del matrimonio natural, del derecho a la vida) es la aproximación de su partido a la socialdemocracia representada por el PSOE.

Al sentirse cómodos este sector ideológico, el socialdemócrata, con el talante y políticas de Rajoy, el PSOE no tiene más remedio que radicalizar su mensaje, aunque es lastrado por su pasado, especialmente por el legado zapateril que dividió el partido y por la corrupción y la crisis, que origina el fenómeno Podemos, que claramente beneficia a Rajoy, al dividir a la izquierda.

Tratemos de demostrar nuestra tesis de la apuesta por la socialdemocracia de Rajoy comparando su política con la del gobernante socialista que más tiempo ha estado en el poder en España, Felipe González.

En cuanto a lo que podríamos llamar valores conservadores la comparativa estatalista de Rajoy apabulla al moderado González.

Felipe introdujo la despenalización del aborto en España. Era una ley que de aplicarse literalmente ampararía muy pocos casos. Mariano Rajoy defiende una ley de supuestos que ha convertido de hecho en un derecho la muerte violenta de un ser humano en el seno de su madre por mera decisión de ésta. Rajoy no ha puesto en marcha ninguna ayuda estatal para tratar de ayudar a aquellas madres que quieran seguir sus embarazos si experimentasen una mínima acogida social y política.

En cuanto a temas de familia, al menos de base, vuelve a pasar lo mismo. A Felipe ni se le pasó por la cabeza que pudiera equipararse la unión de dos personas del mismo sexo con el matrimonio. Rajoy lo ha bendecido.

En educación Rajoy ha asistido, impertérrito, a muchos atentados contra la libre elección de los padres, tanto en temas lingüísticos como morales. Podríamos decir que en este campo hay un empate, para no dar victoria total al sevillano, pues Rajoy ha continuado la práctica aprobada por González de los colegios concertados. En algún caso ha luchado por una mayor libertad para los padres (por ejemplo educación diferenciada) mientras que en otros ha permitido que su mismo partido aprobara leyes totalitarias que obligan a los hijos a ser adoctrinados en la ideología de género.

Respecto a las políticas socialdemócratas versus liberales podemos hacer unas reflexiones análogas. En este campo entramos a usar datos, que no son siempre los mismos en todas las fuentes de información. Por ello enlazamos aquellas en las que nos basamos

3,5 millones de parados es la herencia que dejó González a Aznar, un 20,04% de la población activa. Tras un primer periodo de 4 años de Rajoy y dos años de la segunda legislatura nos encontramos con que la gran noticia en el mes de julio de 2017 es que el paro ha bajado de 4 millones de personas, en concreto algo más de 3,9 millones de personas. ¿Pero no era mala mala la herencia de González? Pues Rajoy en 6 años no ha podido igualar el número de parados que nos dejó González en un momento de crisis (si bien es cierto que ZP le dejó 4,9 millones de parados que Rajoy tardó unos 4 años en mejorar). Para ser justos reconozcamos que la tasa de paro, al aumentar la población activa, se sitúa en un 17,22%.

González le dejó a Aznar un déficit de 5,5% y una deuda de 360.000 millones de euros (aunque en aquel momento eran pesetas). En 2016, tras cinco años de Gobierno popular, el déficit consiguió llegar oficialmente al 4,33% que sube al 4,54% si computamos, para no hacer trampas, las ayudas a la banca. El problema es que de los 360 mil millones hemos pasado a 1.128.719 en el primer trimestre de 2017 de los cuales 348.587 millones corresponden al periodo 2012-16, los 5 primeros años de gobierno Rajoy. En 5 años tanto déficit como en toda la Historia de España hasta González.

La herencia de González la hemos tomado de este enlace.

España ocupa el puesto134 de un total de 189 países que forman parte del ranking de déficit, países todos ellos afectados por la crisis mundial.

Podemos recordar que Aznar bajó el déficit en su primer año completo, 1997 al 3,91, y luego año a año fue disminuyendo. Rajoy ha sido capaz de mantener el peor déficit de Zapatero en 2012 e ir reduciéndolo muy lentamente, y siempre que no computemos las ayudas a la banca.

En cuanto a la presión fiscal, que mide los impuestos recaudados por el Estado en su conjunto en relación al PIB y pese al incremento de este último, los datos son muy llamativos. En 2015, la presión fiscal se sitúa en un 34,4%mientras que en 1996 era de un 32,3%. En honor a la verdad, nadie ha bajado dicha presión por debajo del 30% desde González y llama la atención que la presión fiscal más baja de estos últimos decenios fuera con ZP el año 2009.

Mi conclusión es, por ello, que la derecha (si aceptamos esta forma de hablar) a nivel político, a nivel de representación, es inexistente. Los pocos diputados y senadores que se atrevieron a votar en conciencia la falsa reforma de la ley abortista de Zapatero fueron depurados por Mariano. Ya ni siquiera se esconden. El sector liberal, por méritos propios y ajenos, ha sido desterrado también.

El PSOE que ya había sido afectado por la caída del Muro ve como su principal rival ocupa su espacio ideológico. Si se quiere diferenciar no puede más que o levantar sus propias banderas con mayor intensidad que el PP o lanzarse a la radicalidad. Y lo más fácil es esto segundo donde se encuentra que los medios de comunicación junto con la crisis y la ayuda del PP le han creado un importante enemigo, Podemos.

La estrategia marianil es un éxito a corto plazo, mentalidad propia de los políticos que nos merecemos estos últimos años. Le ha permitido mantenerse en el poder. Pero a mi juicio es cavar la fosa del PP, que ya empezó a hacerse con la corrupción institucionalizada en este partido, del que huyen los jóvenes.

Está por ver si en la explosión del Partido Popular podrá aparecer una fuerza partidista nueva que busque un debate intelectual y vivencial que conquiste el corazón de muchos españoles. La actual situación de inviabilidad de nuestro sistema político lo demandaría si no queremos que todos los valores propios del campo liberal conservador se borren en las próximas reformas estructurales que se llevarán a cabo en España.

El Yunque

El País pone

El Yunque

Si fantaseas con

El Yunque

¿Dónde hay que

El Yunque

El País promociona

X