23 de abril de 2024
La mirada del espectador

¿Hay sitio a la ‘derecha’ del PP?

Javier de Carlos. Lo sucedido en Cataluña los dos últimos meses ha puesto sobre la mesa algunos temas que los partidos políticos hasta ahora habían soslayado o menospreciado. Me refiero al orgullo de lucir la bandera española, defender la unidad nacional en las calles de Barcelona, denunciar el adoctrinamiento separatista en las aulas catalanas o hacer cumplir las leyes a los golpistas acudiendo, si es necesario, a la vía judicial.

Acomplejados por una transición democrática imperfecta e hipotecados por sus clientelas autonómicas, PP y PSOEhan navegado en las cuatro últimas décadas por las aguas políticas con la imprescindible ayuda de nacionalistas vascos y catalanes. Les han dado todo, les han consentido todo y, justo es reconocerlo, de ellos han recibido mucho. Así que los dos grandes partidos han ignorado que en Cataluña hay un problema. Y el problema les ha estallado en las manos en forma de secesionismo desaforado.

Y en estas circunstancias, todo apunta a que la representación de España como nación, en Cataluña, la va a enarbolar Ciudadanos, a quien las encuestas vaticinan un notable ascenso el 21-D. Sus detractores han calificado a la formación de Albert RIvera como ‘derecha’ e incluso ‘extrema derecha’. A estas alturas derecha e izquierda son términos obsoletos y uno es acusado de ser ‘de derechas’ o ‘facha’ por lucir con orgullo la enseña nacional. Ciudadanos se ha erigido en la representación del sentido común en diversos ámbitos, algo muy loable. Pero en los temas de valores, de fondo, defiende la ideología más progre, con todo el catálogo completo: vientres de alquiler, aborto, adoctrinamiento LGTBI, limitación de la libertad de enseñanza, etcétera.

Otro partido que ha ganado protagonismo, con la vista puesta en las elecciones autonómicas y municipales de 2019, es Vox. La verdad es que los delitos de los nacionalistas e independentistas, el incumplimiento de las leyes y el desprecio por las sentencias judiciales, han permitido a la formación que dirige Santiago Abascal llevar a cabo lo que el Gobierno de España no ha hecho en décadas. Y sus actuaciones judiciales han obtenido notables éxitos y, de paso, situado al partido a las puertas del Congreso de los Diputados, al menos en la intención de voto.

Solo unas líneas para referirme al conocido como Proyecto Avanza. Presentado en Madrid en junio del 2017 de la mano del ex secretario de Estado del Gobierno del PP de Aznar, Benigno Blanco, actualmente ocupado en un despacho profesional, y financiado por el empresario Antonio Torres, fundador y dueño de la empresa Eumex y vinculado a Red Madre. De Avanza poco se sabe, más allá de los posicionamientos de sentido común, humanista y sensato, que está haciendo públicos. Ni una mala palabra ni una buena acción, al menos hasta el momento. Con episodios truculentos que se atribuyen a esta iniciativa política, como el golpe de mano perpetrado en el Foro Español de la Familia. Casualmente, el nuevo presidente del Foro Español de la Familia es el militar retirado Ignacio García Juliá, mano derecha de Benigno Blanco desde hace una década. El apellido les sonará porque uno de sus hermanos, destacado miembro de Fuerza Nueva, fue condenado por el asesinato de los abogados laboralistas de la calle Atocha, allá por el año 1979.

Este es el tablero. En los próximos meses veremos si Ciudadanos asciende y es ‘de derechas’ o no. Y se irá despejando la incógnita de Vox como posible fuerza parlamentaria. Y esperemos que Avanza nos sorprenda con alguna actividad concreta diferente a las presentaciones regionales.

El Yunque

El País pone

El Yunque

El País promociona

X