23 de abril de 2024
La mirada del espectador

¿Dónde están las llaves?

Ramón Ocaña. ¿Dónde están las llaves que permitirán un Gobierno del PP tras las próximas elecciones?

Mientras algunos medios las dan ya por ganadas por el PP, otros especulan sobre los pactos y se horrorizan y escandalizan ante la posibilidad de ver al Partido Popular gobernando con Vox.

No estoy de acuerdo en que el oso esté ya cazado y podamos vender su piel, pero, sobre todo, me da miedo pensar nuevamente en el PP como un heredero que no ha trabajado y que recibe, fruto del desgaste del gobierno socialcomunista, un triunfo electoral que le permite gobernar. Esta historia se ha repetido demasiadas veces: gobernar sin ganárselo y sin proyecto, confiando en que una supuesta buena gestión será suficiente.

No quiero un gobierno heredado. Esa fue la especialidad de Rajoy: “no hacer nada”, esperar que los problemas se resuelvan solos y que los votos caigan del cielo. Así salió del gobierno y de la política, ausente en la moción de censura, impasible ante un robo que era impensable pero no imposible (permítaseme este juego de palabras).

Pregúntese, señor Casado: ¿Cómo ganará la voluntad de los electores? ¿Cómo conseguirá voto a voto, la mayoría necesaria? Este es el tema.

Usted ha anunciado que derogarán algunas de las leyes recientemente aprobadas en el Congreso. ¿Se lo cree alguien? ¿Lo han hecho alguna vez?, ¿Lo están haciendo allí donde gobiernan?… ¿o esperan que les regalen un jamón como el de la imagen?

No nos trate como niños, señor Casado. No abuse de nuestra confianza, no nos engañe una vez más. No vuelva con la monserga del “voto útil” ni deje su victoria a las encuestas; ¡trabaje, luche, confronte, cambie las leyes allí donde gobierna y puede!

Ensaye la cooperación con Vox en Andalucía, Madrid, etc. No desprecie, no insulte a quienes le pueden dar el gobierno nacional como le dieron el de Andalucía después de casi cuarenta años. Más bien, vaya tejiendo alianzas en temas indiscutibles. Explore oportunidades, arriesgue, no deje que les paralice el miedo a las etiquetas de “facha”, homófobo u otras.

No se equivoque de enemigo, no sea torpe. 

¡Hágame caso, por favor!…

Aquí están las llaves. 

El Yunque

El País pone

El Yunque

El País promociona

X